Anuncios
Columnas

LA DAMA DE HIERRO Y LOS AÑOS NEGROS DE LA JUSTICIA

El caso Yarrington, solo uno más de abusos legales en el gobierno de  Felipe Calderón

128109_grande_DHRyVxcB
Marisela Morales Ibañez, Ex titular de la Procuraduría General de la República

MARISELA MORALES IBAÑEZ

Ex titular de la Procuraduría General de la República

Expediente 2014 del CISEN

Nació el 1 de marzo de 1970 en Ciudad de México. Es abogada egresada de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Tiene una maestría en ciencias penales del Instituto Nacional de Ciencias Penales.

La mayor parte de su carrera profesional la ha realizado en el área de Procuración de Justicia desde 1988, desempeñándose como:

  • Técnico Especializado, adscrita al Departamento de Relaciones Laborales en la Dirección General de Personal de la Secretaria de Programación y Presupuesto. Pasante en la Defensoría de Oficio, adscrita al Juzgado 26 Penal, en el Reclusorio Preventivo Oriente, así como defensora de oficio, adscrita en los Juzgados 6º, 8º 22º y 31º; encargada de la Unidad Departamental de la Defensoría de Oficio en los Juzgados de Paz Penal y Jefe de Departamento de la Procuraduría General de Justicia, en el Reclusorio Preventivo Sur.
  • Se desempeñó como Agente del Ministerio Público Consignador en el Sector Central y estuvo adscrita a los Juzgados 48º y 50º Penales en el Reclusorio Preventivo Oriente y la Coordinación de Asesores de la Subprocuraduría de Control de Procesos. Fue Subdelegada de Control de Procesos y Directora de Investigación de Delitos Cometidos contra la Administración de Justicia en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.
  • Subdelegada de Control de Procesos, en la Delegación Coyoacán de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.
  • Directora de Investigación de Delitos Cometidos contra la Administración de Justicia, en la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.
  • Jefe de Unidad Fiscal Especial, adscrita a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Contra la Salud (FEADS) de la Procuraduría General de la República.
  • Asesora del Abogado General de la Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Además, en la PGR fungió como Coordinadora General de Investigación de la Subprocuraduría de Delitos Federales; Titular de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Servidores Públicos y Contra la Administración y Titular de la Unidad Especializada en Investigación de Tráfico de Menores, Indocumentados y Órganos.

Como se observa a lo largo de su trayectoria, sus posiciones más destacadas se dieron a partir del sexenio de Vicente Fox, cuando se convirtió en una de las colaboradoras clave del entonces procurador Rafael Macedo de la Concha.

Tras la renuncia de Noé Ramírez Mandujano como titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) en 2008, Morales Ibáñez fue designada como encargada de despacho y ya como titular, se encargó de guiar la investigación contra su antecesor.

El 4 de agosto del mismo año, fue nombrada titular de la Procuraduría General de la República (PGR), convirtiéndose así en la primera mujer en ocupar un cargo en un órgano de la PGR para coordinar la lucha contra el crimen organizado.

Fue galardonada el 8 de marzo de 2011 con el Premio Internacional al Valor de la Mujer en los Estados Unidos por la secretaria de estado Hillary Clinton y la primera dama Michelle Obama, como reconocimiento a su liderazgo y fortaleza en la lucha contra el narcotráfico.

Nexos políticos

Sin embargo, la fulgurante carrera de la ex Procuradora no es tan limpia como se ha pretendido hacer creer a la opinión pública. Como con todo actor de la política mexicana, su trayectoria ha sido construida en realidad con base a relaciones y padrinazgos, no por méritos propios.

Los vínculos de Marisela Morales con el Ejército iniciaron con la llegada de Rafael Macedo de la Concha a la PGR, con quien se desempeñó como directora general de investigación. Desde ese cargo, fue responsable de concluir la indagatoria por el homicidio del cardenal Jesús Posadas Ocampo, así como de coadyuvar en la integración del expediente de desafuero de Andrés Manuel López Obrador.

Durante su paso por la SIEDO la relación con los militares se estrecha aún más. La gente de confianza y asesores de Morales Ibáñez son militares, muchos de los cuales permanecen en el Centro Nacional de Análisis, Planeación e Información contra la Delincuencia Organizada (CENAPI).

Pero la verdadera base de estos acercamientos se puede ubicar en el primer apoyo del que Marisela Morales echó mano: su propio compañero sentimental, el Teniente Coronel Abigaíl Vargas Tirado, con quien procreó un hijo, pese a que era casado y tenía otra familia:

  • Vargas Tirado fue titular del Centro de Planeación de Análisis para el Combate a la Delincuencia (CENAP), y en el sexenio de Vicente Fox ayudó al entonces Procurador Rafael Macedo de la Concha, a remover el aparato de espionaje priista en el año 2000, para construir el panista. De esta manera, se dio entrada a militares de la Segunda Sección (Inteligencia Militar) a la PGR, para vigilar a la oposición política desde el nuevo centro de espionaje.
  • Abigaíl Vargas tuvo el cargo de Coordinador General de Información contra la Delincuencia y se mantuvo ahí hasta abril de 2010. En ese periodo reclutó al expolicía federal Rogelio Humberto Rodríguez Martínez (a) El Sicario o El Roger (quien estuvo preso en el Penal de Topochico, por realizar cateos en Nuevo León, sin orden de un juez en 2004).
  • Otro de sus agentes fue Omar Orozco Sánchez, exoficial de Inteligencia del CISEN y su primo Hugo de la Cuadra Sánchez. Ambos llegaron con el actual Secretario de Seguridad Pública de Puebla, Ardelio Vargas Fosado, ex Comisionado de la PFP y a quien se le llegó a identificar como “el monstruo de Atenco” por haber sido el que ejecutó las órdenes de represión y atrocidades cometidas el 3 mayo de 2006 contra el movimiento campesino.

Modus operandi

 

Una vez integrado el equipo, empezaron los “trabajos especiales” para la nueva Procuradora. Bajo el rubro de “gastos de investigación”, según reveló una fuente confidencial, se adquirieron bienes y aparatos de espionaje utilizados para los intereses de Vargas Tirado. Incluso se adquirieron nuevos aparatos de escucha marca NICE, que son portafolios con capacidad para escuchar hasta 200 teléfonos, celulares y fijos.

El trabajo específico era intervenir conversaciones y correos electrónicos para mandar la información a Morales. Es así como la funcionaria, junto con Cuitláhuac Sánchez, entonces titular de SIEDO, judicializaban la información, coaccionaban a testigos protegidos para que firmaran declaraciones amañadas y así poder consignar a quien SEDENA y Presidencia decidían, según la fuente, considerando la mayor rentabilidad política que pudiera reportarle a Felipe Calderón.

 

Expedientes abiertos

Con base en el modus operandi descrito, la galardonada maestra abrió muchos frentes de cuestionamiento, pues no sólo trató de ocultar las cifras de ejecutados y desaparecidos durante la administración de Felipe Calderón, sino que dejó otros expedientes abiertos, a saber:

  • Relaciones peligrosas. El arribo de Marisela Morales a la PGR representó la oportunidad para Abigaíl Vargas Tirado de prolongar su estancia en la dependencia. Y con personal de SEDENA le animó a crear un nuevo grupo especial de espionaje y de negociación con los Zetas, quienes empezaron a pagar mensualmente a Abigaíl Vargas por proporcionarles información sobre cárteles rivales.
  • El michoacanazo. Todavía al frente de la SIEDO, Marisela Morales fue la artífice de aquel golpe político que, en 2009, llevó a la cárcel a más de 30 alcaldes, policías y funcionarios del gobierno de Leonel Godoy. Fue un acto de poder inédito. Una decisión sospechosa. La PGR fabricó presuntos culpables y después de 18 meses ni disculpas ofreció: los casos armados por la PGR no pudieron ser sostenidos en los juzgados y todos los implicados fueron liberados. El único pez gordo, Julio César Godoy, hermano del ex mandatario de Michoacán, se escapó.
  • Los feminicidios en Ciudad Juárez. Este asunto fue otro conjunto de casos ignorado, con pruebas y evidencias para abrir líneas de investigación que revelaban, incluso, participación de policías federales y militares. Entre las evidencias ignoradas o destruidas entregadas a la SIEDO, se encontraba un video de una masacre de 36 jovencitas en una casa de seguridad para prostitución, perpetrado a principios de septiembre de 2010.

El video de la masacre de Juárez fue realizado por un policía municipal, como parte de su trabajo y subido anónimamente a la red en esa fecha. Después fue retirado y vuelto a subir con el seudónimo de “chiquita 69” hasta julio de 2012. Contiene imágenes donde las jóvenes se están desangrando, acuchilladas y balaceadas; nombres de las víctimas, colonias donde viven, el rostro de policías que están en la escena del crimen, acercamiento al rostro de las jóvenes y sus edades oscilan entre los 17 y 22 años. Nada de esto fue registrado públicamente por la policía municipal ni investigado por la SIEDO, entonces bajo el mando de Marisela Morales.

El video aún está en línea y el Comité de Madres de Juárez lo entregó con una grabación que dejaron anónimamente en uno de sus celulares, con un fondo musical de cantos gregorianos. La SIEDO recogió la evidencia y a los meses, les dijo al grupo de madres que “no era nada”, que esa información “no era fidedigna”.

  • Falsas acusaciones.En junio de 2011, Marisela Morales quiso acusar a Jorge Hank Rhon de actividades vinculadas con la delincuencia organizada, en vísperas de las elecciones en el Estado de México, pero una juez descubrió la trampa: el parte militar, base de la acusación, no se apegó a la realidad. El empresario mexiquense, afincado en Tijuana, libró también una acusación de la procuraduría local y salió de la cárcel dos veces el mismo día.

Abigaíl Vargas Tirado dirigió el fallido operativo contra Jorge Hank y mandó a sus colaboradores Rodríguez Martínez y Sánchez Orozco para coordinar dicho operativo con el testigo protegido de nombre Gerardo, alias “El Pitufo”. Se trató de una operación similar a la del 2008, bajo el nombre clave de “Operación Primavera”, cuando detuvieron a uno de los integrantes clave de los Zetas, de nombre Carlos Sotelo Luviano en Cuernavaca, Morelos, quien es uno de los que paga por información al propio Vargas Tirado.

En el mismo tenor, El Roger, con ayuda de gente de Tamaulipas vinculada a los Zetas, se encargó de recabar la información contra el ex mandatario Tomás Yarrington, a quien se acusó, sin probarlo, de tener vínculos con el Cártel del Golfo. Y se publicó en internet y en los medios el 1 de agosto de 2012 que, según investigación de la SIEDO, Yarrington recibió más de $8.5 millones de dólares para financiar su campaña hacia su gubernatura en 1998. Entre los principales involucrados se encontraban Jesús Vega Sánchez, el ex coordinador de campañas del PRI, quien fue denunciado de reunirse con miembros del Cártel del Golfo y del Cártel de Juárez para realizar los pagos acordados.

Diferencias con ex colaboradores. En agosto del 201, Marisela Morales impulsó a su entonces jefe de asesores, Cuitláhuac Salinas Martínez, quien integró el expediente del caso El Encino y solicitó el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, para ocupar el cargo de subprocurador de Control Regional, Procesos Penales y Amparo, en sustitución de Dilcya Samantha García Espinoza de los Monteros, quien solamente desempeñó ese cargo del primero de mayo al 2 de junio de ese año, ya que fue despedida por diferencias con Morales Ibañez. El argumento ofrecido por la entonces Procuradora para el despido, fue que Dilcya García habría reprobado los exámenes de confianza.

Sin embargo, en agosto de 2011 García fue nombrada por el entonces secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, como Comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres. En contraste, Cuitláhuac Salinas Martínez fue separado del cargo en noviembre de 2012, por presuntos vínculos de sus colaboradores con la delincuencia organizada.

  • Los Generales. Conviene hacer un paréntesis histórico: el 29 de noviembre de 2012, Felipe Calderón ascendió a grado de Coronel a Abigaíl Vargas Tirado, quien posteriormente fue acusado ante la PGR de torturar y de vejar a un detenido para obligarlo a declarar contra el General Tomás Ángeles Dauahare y otros tres militares más fueron consignados por estar presuntamente vinculados con el crimen organizado y fueron arraigados sin prueba alguna, por órdenes de Marisela Morales.
  • Defensa de Televisa. En septiembre de 2012, la defensa a ultranza que hizo de Televisa Marisela Morales, por el caso de las camionetas que utilizaron los mexicanos detenidos en Nicaragua en posesión de más de nueve millones de dólares y con identificaciones de la televisora, desataron una ola de críticas en las redes sociales.

Una gran cantidad de tuiteros condenaron el hecho de que, sin haber concluido las investigaciones en México y en Nicaragua, la entonces funcionaria federal asegurara públicamente que Televisa no es propietaria de las seis camionetas utilizadas por los 18 mexicanos que se encuentran retenidos en Managua, Nicaragua; y en las que la policía nicaragüense encontró poco más de nueve millones de dólares y residuos de cocaína. Ya en enero de 2013, la justicia nicaragüense declaró culpables a todos los involucrados en la investigación.

Desencuentros

Leal a las administraciones panistas desde Vicente Fox, al final del sexenio de Felipe Calderón no todo fue miel sobre hojuelas para la denominada “Dama de Hierro”. En una reunión del Gabinete de Seguridad en Los Pinos, realizada en noviembre de 2012, el aún presidente Calderón tuvo que intervenir para calmar a sus colaboradores y llamarlos al orden: Marisela Morales y el entonces Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, llegaron a los gritos por el episodio de Tres Marías, Morelos, donde elementos de la Policía Federal dispararon contra la camioneta en que viajaban dos funcionarios de la CIA y un capitán de la Marina. La investigación quedó en manos de la PGR, cuya titular se lanzó desde un inicio contra los policías federales y esto enardeció a García Luna.

La relación entre ambos funcionarios se había venido deteriorando sistemáticamente por meses. Nunca hubo buena química entre ellos. En distintas juntas privadas, García Luna acusó a Marisela Morales de actuar de manera partidista y manipular la justicia a su conveniencia. En otras ocasiones, ella le había reclamado, también a puerta cerrada, que los shows mediáticos de la Policía Federal ridiculizaban al gobierno y enturbiaban los expedientes de los criminales.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: