Anuncios
Columnas

Sembrando vida…

LIC. JOSÉ CALZADA ROVIROSA,

SECRETARIO DE SAGARPA:

Resultado de imagen para LIC. JOSÉ CALZADA ROVIROSA,

+Si el mundo acabara mañana,

hoy todavía plantaría un árbol

Martin Luther King

 


Resultado de imagen para deforestacion mexico

 

Es una desgracia vivir en un país que tiene como cultura destruir para enriquecerse y no ocuparse en restaurar.

En el curso de un siglo, el estado de Veracruz ha perdido el 90 por ciento de sus bosques y selvas.

En 1940, el estado de Tabasco tenía el 40 por ciento de su territorio cubierto de selva tropical. Hoy apenas le queda el 2 por ciento.

En Michoacán, el cultivo de aguacates crece con la rapidez que se enriquecen sus desarrolladores, 650 por ciento de crecimiento de la zona aguacatera en el último medio siglo, a costa de los bosques naturales y así pudiéramos seguir entidad por entidad, dibujando el paisaje de depredación que se lleva flora, fauna y muchas otras riquezas que jamás resucitan. Los gobiernos, federal, estatales y municipales, bien que conocen a los  destructores, por la vida de derroche con que insultan a sus comunidades. Pero no hay castigo de ninguna índole.

Resultado de imagen para aguacate

Y nunca las campañas de reforestación trabajan al ritmo con que los taladores matan flora y fauna e incrementan sus fortunas.

Por ello, mudamente la naturaleza agradece cualquier contribución que intenta mantenerla viva.

A inicios de este mes, un ejército espolvoreado casi por todo el país y calculado en cerca de 130 mil niños, jóvenes, adultos, mujeres y hombres tomaron camino rumbo a las zonas boscosas más castigadas de sus entidades para sembrar un promedio de 10 árboles cada uno, durante un lapso aproximado de cinco horas. El reporte fue casi un millón 300 retoños en un área aproximada de mil 147 hectáreas; algo menos de 40 hectáreas por entidad del país.

sembrando-en-casa-1024x680

Si esto ocurriera cada sábado o domingo, con el mismo número de participantes, a la vuelta de un año se trabajaría en el rescate de unas 60 mil hectáreas, demasiado poca superficie para la magnitud del daño ya provocado. Pero si más de una convocatoria ciudadana voluntaria similar a la que le estoy contando se repitiera más de dos días por semana a la vez que se incrementara el esfuerzo gubernamental contra la acción asesina de los talabosques y se pasara de 130 mil a un millón 300 mil mexicanos involucrados en una cruzada nacional por la recuperación de las riquezas que estas tierras mexicanas tuvieron durante milenios antes de que los propios seres humanos se volvieran los principales enemigos de su entorno, podríamos comenzar a ver, a distancia de una década, el retorno de aquellos paisajes a los que el poeta bautizó, tan sólo en la actual Zona Metropolitana del Valle de México, la región más transparente del aire y hoy se distingue mundialmente como uno de los trozos de planeta  más envenenados en sus cielos y hasta las profundidades de sus suelos…

Las casi 130 mil personas que el primer domingo de este mes salieron al país a sembrarle vida fueron convocadas por TV Azteca; pero se trató sólo de un día más de los muchos que desde el 28 de junio de 2002 —15 años en total— han superado la cifra de 2.3 millones de mexicanos que han plantado más de 6.3 millones de árboles a lo largo y ancho del país…

¿Cuántas más instituciones privadas se pueden unir en este esfuerzo que es en beneficio de los más de 122 millones de personas que lo habitan?

¿Por qué no convertir a toda esa millonada de mexicanos que ya somos en  individuos responsables ante sí  mismos y el país al que todos nos debemos?

Una utopía, sí; pero es hermoso cuando uno logra conquistar una sola de las tantas utopías que nuestros cerebros crean…

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: