FERROCARRILES MODERNOS, AÑORANZA Y FUTURO…

Es, obviamente, algo escondido en lo profundo de mi subconsciente el recuerdo que me salta a la memoria cuando escucho el estruendo  de una corneta de tren, o al menos cuando miro el paso de algún miniconvoy ferroviario de los pocos que en la actualidad se mueven en la capital del país.

06

Siempre es la misma escena:

Resultado de imagen para ferrocarriles mexico

Tengo muy escasos años; a lo sumo diez y me encuentro a la orilla de un charco -imposible llamarlo lago…- de agua estancada por el tiempo suficiente para que domine el color verdoso de la rala vegetación acuática que existía…, ¿qué les digo?, hace más de seis décadas en las más ralas llanuras invernales entre la ciudad de Durango, capital del estado del mismo nombre y el pequeño poblado de Río Grande, escasos kilómetros después de cruzar los límites con Zacatecas. Me encuentro en orilla del charco “pescando” ajolotes, que nadan a escasa hondura de la superficie acuática, chiquitos, blancuzcos, una suerte de frijoles impulsados por una cola realmente enorme en relación a su escasa corpulencia. Se mueven como chispas que cambian de lugar con asombrosa aunque corta rapidez, a la caza del alimento principalmente vegetal que les permitía una existencia de escasas semanas. Trato de pescarlos en un agua helada que me provoca dolores inmediatos en las coyunturas de los dedos. Alcanzo algunos que deposito en un frasquito como de jalea, lleno del agua del charco, pero no he capturado más de cuatro animalitos cuando suena a todo vapor la corneta de la máquina del tren de los Ferrocarriles Nacionales de México que me conducen, con mi padre, a Río Grande, un pueblito pintorresco, bañado por el río Aguanaval y fue el lugar donde comencé a tener memoria de las cosas, de las risas, de los juegos… Ahí llegamos a vivir cuando yo tenía escasos meses de vida mis dos hermanas mayores y mis padres, procedentes de Saltillo, Coahuila, donde había nacido en 1942, cuando la guerra europea se convirtió en la Segunda Guerra Mundial.

El pitido concluyó la pesca de ajolotes. Casi junto con el chillido vaporizado de la locomotora, escuché la voz de mi padre:

-¡Ya compusieron la máquina, nos vamos! ¡Tira esos animales, no te los puedes llevar..!

Y se acabó la pesca matinal…

Mi padre, que era telegrafista, sustituía a los jefes de oficina que tomaban vacaciones en una comarca entre Durango y Zacatecas; por ello viajaba de manera constante en ferrocarril y me llevaba de compañía cada vez que le era posible. Fui, pues, en mi niñez, un asiduo pasajero ferroviario y supuse que lo seguiría siendo por el resto de la vida, pero el encanto se acabó cuando mi padre fue concentrado en la oficina de Durango capital.

No eran aquéllos, además, los trenes enormes y veloces que existían ya  en muchos otros otros países, porque ese sistema de transporte había sido satanizado supuestamente por la revolución de 1910, que lo habría condenado por porfirista.., junto con el progreso que pudo haberle dejado al país y éste no tenía transportes enemigos… Hasta el fin del siglo XX, el presidente Ernesto Zedillo lanzó un tímido programa de rescate ferroviario a pesar de que ese transporte había sido ya borrado del patrimonio nacional y condenado, prácticamentre, a muerte, pero una firma estadunidense logró resucitarlo, sobre todo como transporte de carga y hemos vuelto a ver gusanos inmensos de hierro y vapor circulando sobre las angostas y viejas vías férreas que poco a poco van siendo reconstruidas y si bien el proyecto de un moderno ferrocarril CDMX-Querétaro fue suspendido, el gobierno actual concluirá en breve la obra civil del Tren Interurbano México-Toluca construido, ahora sí, con la mejor tecnología moderna, que podrá ser concluido en 2018 y ha logrado un gran avance en la construcción del Tren Ligero de Guadalajara, que conectará a toda la zona urbana de la capital jalisciense.

¿Es posible que se reconstituya el transporte ferroviario en México? Es, por lo menos, una ingente necesidad si de verdad queremos llegar a ser  un país integralmente desarrollado y exitosamente competidor en los mercados mundiales.

 

Imagen relacionada
Tren México-Toluca

 

Resultado de imagen para Tren Eléctrico de Guadalajara
Tren Eléctrico de Guadalajara

Pero antes, deberíamos discernir si no tendremos más trabas exteriores para ese desarrollo, que se nos impidió impulsar desde la primera mitad del siglo pasado, como les  contaré mañana…

DH20vn9UwAAVBK_

 

sct_MEX_logo-1

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s