Estados Unidos retira la protección a 200.000 salvadoreños y abre la puerta a su deportación

By: El País

Trump y la responsable de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, el pasado jueves
Trump y la responsable de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, el pasado jueves ANDREW HARNIK AP

Primero fueron los inmigrantes nicaragüenses, después los haitianos y ahora los salvadoreños. El Gobierno de Donald Trump anunció este lunes el fin del Estatus de Protección Temporal (TPS en sus siglas inglesas), un programa migratorio especial que evita la deportación, para unos 200.000 inmigrantes salvadoreños.

Los ciudadanos salvadoreños acogidos bajo el TPS tienen 18 meses, hasta septiembre de 2019, para salir de EE UU o conseguir otro permiso de residencia legal. Si no lo hacen, a partir de entonces, serán considerados inmigrantes indocumentados y podrán ser deportados. Muchos de ellos llevan más de una década en EE UU. Las anteriores cancelaciones del TPS afectaron a muchos menos inmigrantes: 59.000 haitianos y a 5.300 nicaragüenses.

El TPS se ha convertido en un blanco fácil para la política de mano dura en inmigración de Trump. El Departamento de Seguridad Interior es el que decide si renueva o no esas protecciones del programa, creado en 1990 para conceder visados extraordinarios a ciudadanos afectados por guerras o desastres naturales.

El último TPS para El Salvador se inició en 2001 después de que el país centroamericano sufriera dos devastadores terremotos. Los críticos con el programa sostienen que se concibió para ofrecer protecciones migratorias temporales y no permanentes.

Pero la cancelación desatará efectos traumáticos. Por ejemplo, los miles de hijos que tuvieron en EE UU esos inmigrantes son ciudadanos estadounidenses, por lo que, a diferencia de sus padres, no pueden ser deportados.

Según el Centro de Estudios Migratorios, hay 135.000 hogares de inmigrantes salvadoreños, amparados por el TPS. Un 88% de ellos trabajan y un 10% se han casado con ciudadanos estadounidenses. Una cuarta parte de los salvadoreños vive en California y una quinta parte en los suburbios de la ciudad de Washington.

Deja un comentario