Chile reclama al Banco Mundial por acusaciones de sesgo político en su clasificación

By: New York Times

La chilena Michelle Bachelet en La Habana durante un foro empresarial, el 8 de enero.

 

Michelle Bachelet, la presidenta de Chile, criticó al Banco Mundial este fin de semana después de que el economista en jefe del organismo señaló que el bajo índice de ese país en un reconocido estudio sobre condiciones empresariales globales quizá refleje en realidad cierto sesgo político en contra del gobierno izquierdista chileno.

El furor en el país sudamericano surgió en respuesta a la publicación, el viernes, de una entrevista de The Wall Street Journal al economista jefe del banco, Paul Romer. El funcionario subrayó que “las condiciones comerciales no empeoraron en Chile” durante el mandato de Bachelet, a pesar de que ese país ahora ocupa una peor posición en la clasificación anual del banco, conocida como Doing Business: Midiendo regulaciones para hacer negocios y la cual es revisada con detenimiento por inversionistas para tomar decisiones de negocio.

Romer añadió que no tenía “confianza en la integridad” de los datos ni en la metodología empleada para producir esas evaluaciones negativas sobre Chile, por lo que ofreció una “disculpa personal” al país.

Esta declaración generó una tormenta política, pues el candidato de la coalición de izquierda, al que apoyaba Bachelet, perdió las elecciones en una contienda en la cual la política económica fue un tema decisivo. Bachelet, quien concluye su periodo en marzo, no podía reelegirse debido a los límites que impone la legislación chilena a su mandato.

La disculpa de Romer también provocó el escrutinio de las tendencias políticas de Augusto López-Claros, el economista boliviano encargado hasta hace poco de supervisar al equipo de indicadores globales que preparó Doing Business. Este clasifica a los países con base en factores como la facilidad para pagar impuestos, la disponibilidad de créditos y los mecanismos para exigir el cumplimiento de contratos. López-Claros también fue profesor de Economía en la Universidad de Chile en Santiago.

Jorge Rodríguez, el ministro de Economía chileno, calificó la caída del país en la clasificación por esas aparentes motivaciones políticas como un “escándalo de proporciones” que refleja una “inmoralidad pocas veces vista”.

Bachelet exigió que el banco realice una “investigación completa” del asunto.

El Banco Mundial, a través de un comunicado, señaló el sábado que llevará a cabo “una revisión externa de los indicadores correspondientes a Chile” en el informe “en vista de las preocupaciones expresadas” por Romer. No obstante, la declaración reafirmó la confianza del organismo con respecto a la integridad del índice. “Los datos objetivos no están sujetos a influencias políticas”, aseveró el banco.

López-Claros, quien se desempeña como investigador en la Universidad de Georgetown y se encuentra en sabático autorizado del banco, enfatizó en una declaración enviada por correo electrónico el sábado que las acusaciones sobre la manipulación injusta del índice de Chile se hicieron “sin fundamento alguno”. Confirmó que su equipo aplica “rígidos mecanismos de control de calidad en todos los datos del Doing Business antes de publicarlos” y aclaró que recopilaron con especial esmero los datos de Chile, donde el banco inauguró hace poco su primer centro de investigación en América Latina.

Desde el primer mandato de Bachelet en la presidencia, que comenzó en 2006, Chile ha descendido en la clasificación del lugar número 25 al 57. Bajó a un ritmo sostenido mientras Bachelet se encontraba en el poder, pero subió durante la presidencia del multimillonario conservador Sebastián Piñera, entre 2010 y 2014.

Piñera, cuya reciente campaña buscó presentarlo como el candidato más adecuado para atraer inversiones, regresará este año al Palacio de la Moneda tras obtener la victoria en la segunda vuelta de mediados de diciembre. Su principal rival fue Alejandro Guillier, un aliado de Bachelet.

Romer dijo a The Wall Street Journal que algunos cambios recientes en la metodología, como el mecanismo que emplea el banco para evaluar la facilidad con que se pagan los impuestos, afectaron la calificación de Chile.

Sin embargo, López-Claros explicó que los cambios se hicieron con transparencia y que la posición de Chile bajó también porque otros países, como México, tomaron medidas para atraer a más inversionistas.

El ministro Rodríguez dijo que espera que el banco corrija pronto la clasificación de Chile. “Pero el daño ya está hecho”, lamentó.

Deja un comentario