Las victorias de Guadalupe…

ENRIQUE KRAUZE,

HISTORIADOR:

Resultado de imagen para ENRIQUE KRAUZE

+A nadie como a Guadalupe Victoria

se le impidió ser profeta en su tierra

Anónimo… personal

Todo indicaría que Guadalupe Victoria no acumuló, como George Washington, los honores históricos suficientes para estar permanentemente en el billete mexicano de a peso, como el segundo lo logró en el billete estadunidense de a dólar, por haber sido el primer presidente de su país…

¿Usted, Enrique, lo considera justo?

El próximo viernes 26, Armando Victoria Santamaría culminará el sueño de su vida al presentar Guadalupe Victoria, el Águila Negra. Resultado de imagen para Guadalupe Victoria, el Águila Negra La historia del primer presidente de México, un libro que la Editorial Planeta Méxicana ha impreso y colocado ya en las librerías de buena parte del país.

Para Armando, el 2017 fue el gran año de dones para su autocompromiso de no descansar hasta arrancarle a México la neurona que le ha evitado recordar los hechos de aquel hombre nacido en la sierra de Durango,  que andando los años, antes de perderse en la selva veracruzana para proseguir la lucha como guerrillero por la independencia de su Patria, contribuyó, como soldado de José María Morelos con hazañas como aquella que lo dibujó para siempre, el 25 de noviembre de 1812, frente a todos los grandes de aquel instante de la lucha –Hermenegildo Galeana, Nicolás BravoMariano MatamorosManuel Mier y Terán Vicente Guerrero…– frente al Juego de Pelota de la ciudad de Oaxaca, que rodeaba un foso lleno de agua y como nadie se atrevía a cruzar, Victoria gritó a todo pulmón: ¡Va mi espada en prenda, voy por ella!, y lanzó el arma, se tiró al agua y nadó hasta la otra orilla, retomó su espada y trozó la cuerda de un puente colgante que al caer permitió la entrada de las fuerzas insurgentes a aquella ciudad, para derrotar a las tropas del general español Antonio González Sarabia.

A la muerte de Morelos y la desbandada del Ejército Insurgente, Victoria se mantuvo en Veracruz luchando en las peores condiciones para mantener durante ¡9 años! la ruta insurgente hacia la ciudad de México, hasta que el 21 de agosto de 1821, Agustín de Iturbide firmó con el virrey Juan de O’Donojú los Tratados de Córdoba en los que España aceptó su derrota y el 27 de septiembre el Ejercito Trigarante entró en triunfo a la capital del nuevo país y al día siguiente se firmó el Acta de su Independencia…

Pero Iturbide forzó su proyecto del Imperio Mexicano, con él al frente y una nueva lucha más politica que militar retornó hasta que la idea democrática fue penetrando gracias a los criollos insurgentes, que tardaron tres años en abatir la fórmula imperial y abrir las vías hacia la República con el Acta Constitutiva de la Federación Mexicana del 31 de enero de 1824, la proclama de la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos el 4 de ese octubre y 10 días después la elección de  Victoria como primer presidente de la nueva República latinoamericana.

De regreso a la Ciudad de México, luego de casi una década en la guerrilla, Victoria cambió la lucha armada por una intensa actividad política, diplomática, legislativa, administrativa y académica sobre muy diversas materias que le abrieron un horizonte crecientemente enriquecido hacia la autoconstrucción del hombre de Estado que convertido en presidente, le permitieron fundar todas las instituciones fundamentales de un gobierno republicano, que desde entonces perduran y fueron los cimientos de la parte digna y positiva del México que hoy tenemos.

Blog.GpeVictoria

Toda esta historia usted la conoce, don Enrique Krauze, mejor que yo, pero me arriesgué a hacer este minirrelato para mañana platicarle la triste situación en que los mexicanos y, sobre todo, los mexicanos duranguenses tienen la memoria del hombre que formó a México como país de instituciones, historia y futuro… Un futuro lamentable por ese pasado tan mal agradecido…

Etiquetas: Guadalupe Victoria, libro El Águila Negraficha histórica

 

Blog: leopoldomendivil.com

Internet,  m760531@hotmail.com

Facebook:Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Deja un comentario