La guerra del agua en Mexicali: ciudadanos se enfrentan al gobierno por la instalación de una cervecera

By: Huffington Post

Los enfrentamientos de integrantes del movimiento Mexicali Resiste han denunciado la complicidad del gobierno estatal de Baja California para favorecer a la empresa extranjera que acaparará el agua de la localidad.

TWITTER

La historia que lleva ya algunos años escribiéndose en Mexicali es la historia de un pueblo que lucha contra el gobierno por la instalación de una cervecera extranjera que pretende acaparar la poca agua que la que se dispone en un estado desértico como Baja California.

El último capítulo de esta historia se vivió la última semana cuando manifestantes se enfrentaron a policías para impedir que se iniciaran los trabajos de construcción de la cervecera propiedad de la empresa Constellation Brands, a la cual acusan de querer acaparar el agua de la ciudad.

Un enfrentamiento que arrojó un saldo de al menos 10 heridos y cinco detenidos, luego de que los manifestantes impidieron el uso de maquinaria con el que la empresa busca concluir un acueducto que conduzca el agua de la ciudad a la cervecera, lo cual, afirman los inconformes, afectará su abastecimiento de agua.

De acuerdo con una serie de documentos, el gobierno local de Mexicali comprometió el agua de los lugareños para entregarla a Constellations Brands, sin estar facultadas para ello. De ahí que el conflicto se remonte al 20 de octubre de 2015, fecha en que el gobierno municipal decidió entregar los recursos hídricos de la ciudad a la empresa extranjera.

Los arreglos entre el gobierno y la cervecera señalan que el agua se obtendrá de pozos mediante “una probable negociación con los dueños” de los mismos “para comprarlos”. Sin embargo, los pozos son de jurisdicción federal, por lo cual, los integrantes del colectivo Mexicali resiste alegan que la entrega del agua es ilegal.

“Los eventos del día de hoy son la prueba de qué tan lejos pueden llegar nuestros gobiernos cuando los intereses de nuestros supuestos representantes se ponen en juego. Porque no son nuestros intereses los que peligran cuando se detiene la construcción de un acueducto que alimentará con 7, 20 o hasta 30 millones de metros cúbicos de agua la producción de una fábrica extranjera y multinacional”, dijo el colectivo Mexicali Resiste a través de un comunicado.

El gobierno estatal, a través del Secretario de Seguridad Pública de Baja California, Gerardo Manuel Sosa Olachea, reconoció que la policía antimotines se presentó en el Rancho Mena donde se dieron los enfrentamientos, por petición de la empresa cervecera y agregó que los uniformados resguardarán la zona hasta que concluyan los trabajos para la construcción del acueducto.

Rigoberto Campos, uno de los líderes del movimiento Mexicali Resiste, señaló que el gobernador Francisco Kiko Vega comprometió el agua de la comunidad con tal de hacer negocios con la cervecera.

“Es el típico ejemplo de esta cervecera trasnacional, Constellation Brands Company, de cómo compra conciencias y nosotros tenemos comprobado que maicea a autoridades de gobierno del estado hasta alcaldes”, señaló Campos, quien explicó que la obra pretende desviar 20 millones de metros cúbicos anuales para beneficiar intereses privados.

“¿Cómo es posible que venga esta compañía a un acuífero sobreexplotado, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 15 de abril de 2015, y que venga el gobernador a decir que él no tiene ninunga información de que no hay agua en Mexicali, si está viendo que hay una publicación en el Diario Oficial?”, cuestionó Campos en entrevista con Aristegui Noticias.

Señaló que de acuerdo al proceso judicial, se pudo constatar que la empresa no contaba con una Manifestación de Impacto Ambiental aún cuando ya se llevaban avances de 30% en las obras.

Hasta el 17 de enero había siete manifestantes detenidos.

El gobernador Vega, señaló que “para poner el orden” siguió protocolos “para contener y proteger”.

“Fueron muy violentas las acciones que vimos ayer”, dijo Vega en alusión a las acciones de los manifestantes, tras los enfrentamientos del 16 de enero.

Sin embargo, también reconoció que durante el operativo se cometieron ilegalidades por parte de la policía estatal al invadir propiedad privada.

Por su parte, la empresa estadunidense Constellation Brands condenó la escalada de violencia registrada y acusó a los manifestantes de poner en riesgo la integridad de los trabajadores de la empresa.

También agradeció la intervención del gobierno del estado en el conflicto. “Hoy reconocemos y valoramos el actuar de las autoridades para hacer valer el Estado de Derecho y garantizar la seguridad jurídica para todos”, señaló la empresa en un comunicado.

“En Mexicali rechazamos tajantemente la violencia que, en diversas ocasiones, los grupos de resistencia bajo el liderazgo de Rigoberto Campos y Filiberto Sánchez, entre otros, han demostrado obstruyendo, invadiendo y agrediendo proyectos de inversión nacional y extranjera que vienen a generar un impacto positivo a la comunidad, así como efectuando actos que han puesto en riesgo la integridad de la ciudadanía en general y de cuerpos de rescate”, indicó la empresa en un comunicado.

“La comunidad de Mexicali -indica el boletín- está conformada por muchos sectores que, juntos, contribuimos al desarrollo de la región, a su crecimiento y al de su gente, por lo que juntos necesitamos generar las condiciones para que Mexicali siga siendo una ciudad próspera, solidaria, amable y, sobre todo, segura.”

 

Anuncios

Comentários no Facebook