‘Me van a tener que poner la banda presidencial, háganse a la idea’: AMLO y sus 3 llamadas en Edomex

By: HuffPost

En su gira por el Estado de México, López Obrador repitió las promesas que la hemos venido escuchando, aunque ahora el expresidente Vicente Fox era el primero en su lista.

LOPEZOBRADOR.ORG.MX

“Vengo de su mitin en Cuautitlán, yo creo que llega en una hora”, dice Paco mientras saca de un morral unos chicharrones enchilados. “Espero que gane”, continúa mientras se lleva un puño de frituras a la boca, “he confiado en él desde que era priista”.

“Ya me anoté como guardián del voto para ese día. Es que nos conviene eso del salario para amas de casa, las becas para los morros y la pensión para los viejos”, convenció a su familia de ir al mitin de la mañana, en Cuautitlán, pero ya no a ese, en Tlalnepantla.

Paco se equivoca, Andrés Manuel López Obrador no va a llegar sino hasta dos horas y media después. Pero ya lo espera al menos un centenar de personas que ocupan las primeras filas frente al templete. Así como llegan, toman una de las sillas en el costado y se acomodan. Un vistazo confirma que ninguno es menor de 50 años.

Algunos se presentan como presidentes de comité regional o coordinadores de zona, llevan chalecos color guinda y se acercan a la gente que no parece pertenecer al partido. “Deme su nombre y su teléfono, lo checo con el representante de la región y delo por echo”, se alcanza a escuchar. La señora voltea a ver a la persona en cuestión y le agradece el apoyo.

Otros se abrazan de forma efusiva, se estrechan las manos y se sostienen por el hombro con la otra mano. Se preguntan por avances y se muestran felices. “Este año es el bueno”, dice un hombre con los ojos vendados y quien necesitó mucha ayuda para conseguir un lugar entre la multitud.

LOPEZOBRADOR.ORG.MX

TRES LLAMADAS

Los primeros en hacer acto de presencia son los vendedores ambulantes, los mismos que están ahí en días de fiesta y de feria, hoy ofrecen papas, cacahuates, helados, nieves, cigarros y dulces. Al rato, algunos se acuerdan de que aquello va a ser un acto político y sacan las plumas, las gorras, los llaveros, los pines, ejemplares de su libro y hasta copias pirata del documental Esto soy.

Llegan carros con frutas, pizzas baratas y más dulces. Detrás del templete, una gran pancarta se alza con la leyenda AMLO Presidente y la gente que lo espera se pone de pie sin que nadie se los haya pedido. Ya casi llega. Primera llamada.

En la parte posterior del acto la vendimia es aún más variada. Camisetas con leyendas de amor al tabasqueño, tazas y un disco con las canciones que le han hecho en ritmos norteños, hip-hop, cumbia y hasta reguetón. Segunda llamada.

Veinte minutos bastan para que el espacio debajo de la lona y las sillas se agoten. Llegan en grandes grupos de todos lados, llevan banderines y pañuelos con mensajes de apoyo. De repente, aparecen tres grupos de mayor tamaño con banderas más llamativas, tambores y porras propias. Tercera llamada.

JUSTICIA, NO VENGANZA

Por el micrófono alguien organiza la bienvenida para la candidata a senadora Delfina Gómez y para el candidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador, y los ahí presentes se deshacen en aplausos y vítores, se paran en las sillas y voltean en todas direcciones para buscarlos.

La excandidata a la gubernatura del Estado de México habla menos de 5 minutos, pero recalca que es la gente el mejor recurso con el que cuenta Morena y halaga la sencillez y la humildad de Beatriz Gutiérrez, esposa de López Obrador, a quien ya puede ver como primera dama de este país. El público vuelve a estallar en júbilo.

“Ya no va a haber más privilegios”, repite el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, “se acabó el bandidaje oficial. Vamos a tusar el copete de la corrupción. El que quiera ganar más dinero, que ponga su empresa, el gobierno está para servir al pueblo”. Una señora y su hija pasan vendiendo las tortas y los jugos que –dicen– improvisaron para ese acto.

LOPEZOBRADOR.ORG.MX

“Vamos a bajar los sueldos de los que están arriba para subir los de abajo”, asegura y de inmediato es interrumpido por aplausos. “Los maestros, las enfermeras y los policías merecen ganar más, por eso también vamos a cancelarle la pensión a todos los expresidentes. Empezando por Fox“.

Hace las cuentas en vivo y de memoria, suma y resta cantidades exorbitantes y todos tratan de seguir los malabares matemáticos, pero pocos parecen lograrlo.

“No importa que me diga Lopitos. Mejor que se apure a ayudar a Meade o a Anaya en sus campañas, que agarre la matraca, porque se va a quedar sin pensión”, advierte de nuevo, aunque aclara que no es venganza sino justicia.

Me van a tener que poner la banda presidencial, háganse a la idea. Eso sí, yo no voy a tomar medidas desesperadas para legitimarme, como Salinas cuando encarceló a la Quina o cuando Calderón le pegó de palos al avispero del narco y convirtió este país en un cementerioAndrés Manuel López Obrador

Aunque son pocos entre el público, les promete a los jóvenes educación superior sin necesidad de exámenes, así como un lugar en talleres, empresas y negocios, para capacitarse a cambio de un sueldo mensual de 3 mil 600 pesos. “Becarios sí, sicarios no”, concluye.

SALDO A FAVOR

El calor del sol da todo de sí y la gente empieza a subir a los autobuses que los llevaron hasta el mitin o busca a su coordinador regional. Paco se fue 15 minutos antes de que terminara el acto y los vendedores ambulantes cuentan las ganancias del día.

“No sé si vaya a cumplir lo que prometió, pero yo voy a estar donde él esté mañana. Hoy me gané casi 2 mil pesos”, contesta un vendedor de nieve de limón.

Anuncios

Deja un comentario