El gran mito del dedazo

DON RAÚL LÓPEZ,

ESTIMADO LECTOR:

+Dedazo, crítica básica

en contra del PRI

Una vez más le envío mi agradecimiento por el mensaje casi religiosamente semanal de su comentario, casi tradicionalmente político, salvo sobresalientes excepciones. Y para que el resto de nuestros amigos que acostumbran leer estas líneas estén informados, voy a transcribir las suyas del viernes que fueron las siguientes:

“Ahora resulta que sí hay que creerle a Peña Nieto.

“Dice que no hay acuerdo del PRI con Morena para que AMLO pueda llegar al poder, por favor… todos los presidentes en funciones se involucran en la elección, pero lo esconden y lo niegan…

“Y piensan que somos retrasados mentales para no darnos cuenta

“Por Favor.”

Comencé a dar seguimiento a los procesos electorales presidenciales en 1970 y más o menos con la misma intensidad he continuado hasta la fecha y mi visión en torno al mito del dedazo presidencial se refiere al procedimiento mediante el cual los presidentes dan seguimiento al proceso y sí, son quienes desde el famoso off the record lo coronan, pero luego de escuchar numerosas voces en torno a más numerosos nombres que van cribando hasta quedarse con uno…

… Pero, aunque no lo crea, no siempre el presidente en turno dirige el proceso de destape de su predilecto. Soy parcialmente testigo -como muchos respetables colegas- de algunos de esos casos.

El último presidente que dio un dedazo mondo y lirondo fue Gustavo Díaz Ordaz y nunca, más tarde, se perdonó el error cuando Echeverría comenzó a cometió actos de traición hacia él.

Echeverría fue la demostración de que no todos los presidentes nunca se equivocan… Efectivamente, él destapó al amigo de su infancia, tan amigo, don Raúl, que ya en campaña presidencial tuvo una relación con la nuera de los Echeverría, le hablo de Rosa Luz Alegría y hasta ahí quedó aquella buena relación con lo que don Pepe demostró su norma de que él respetaba a los hombres como hombres, no como esposos…

… Y llegándole su momento de destapar, a don Pepe el Grupo Banco de México le arrebató la designación de Miguel de la Madrid por las barbaridades económicas que cometió en el momento que México estuvo más cerca de alcanzar el nivel de los poderosos…

De la Madrid volvió a ejercer, limpio, el derecho de destape con Carlos Salinas de Gortari y éste lo siguió.., pero le mataron a Luis Donaldo Colosio.

Y para Ernesto Zedillo el derecho de destape solo fue un momento más del proceso de democratización del país que él, como nadie antes, impulsó. Y como el PRI siempre fue la víctima que se iba a cobrar la democratización, se lo pasó por el arco del triunfo y mandó a Vicente Fox a Los Pinos.

Fox perdió la designación presidencial cuando Felipe Calderón se le adelantó a Santiago Creel y luego.., ¡regresó el PRI a Los Pinos..!

Esta suerte de telegrama que le he enviado, don Raúl, es como yo he conocido los procesos de sucesión desde que tuve la oportunidad de reportearlos…

¿Y cómo podrá, finalmente, ser el que tenemos en puerta?

Y sí, don Raúl, tiene usted razón, creo que ya el presidente Enrique Peña Nieto tendría el panorama completo para continuar la tradición de administrar el momento político culminante de su Presidencia, como casi todos sus antecesores y probablemente sus sucesores

Le mando un abrazo.  

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Deja un comentario