Ya cambió el poder de manos…

¡Todos unidos contra la corrupción y la impunidad!

Leopoldo Mendívil

MIN. LUIS MA. AGUILAR M., PRESIDENTE DE LA SCJN:

+Si queremos que todo siga como  está, es necesario que todo cambie 

Giuseppe di Lampedusa

La gran diferencia entre Enrique Peña Nieto, el presidente que termina y Andrés Manuel López Obrador, el presidente que llega, está en el concepto del poder que cada uno tiene.

Peña Nieto no se interesa demasiado en imponerse a los demás.

López Obrador vive para eso…

Peña Nieto ya terminó su mandato.

López Obrador ya se adelantó a ejercer el suyo.

Al primero no le importa la actitud del segundo, como lo demuestra en el caso del nuevo aeropuerto capitalino.

El segundo está conscientemente actuando como si ya hubiera protestado el cargo presidencial y no le interesa lo que el primero piense. ¡Vaya, lo que sería la gran obra de su Presidencia, al primero no parece importarle que se la estén arrebatando para imponer de una vez, el segundo, la primera gran obra de su gobierno, aunque sea una vil copia…

¿Qué significa eso, jurídicamente, en función del interés del Estado?

¿Implica o no un daño a la institucionalidad del poder o simplemente se le puede dejar ser, dejar pasar sin consecuencia alguna?

¿Es un quítate tú para ponerme yo sin norma jurídica que lo prohíba ni lo evite?

De acuerdo con el viejo sistema político mexicano, era un secreto a voces que luego de que el presidente en funciones definiera quien le fuera a suceder, el designado comenzaba, en campaña electoral, a realizar algunas acciones, pero nunca tan importantes como para pasar por encima de la autoridad de su benefactor, quien poco a poco iba dejando de ejercer el poder, pero con el tacto necesario para generar la impresión de que el país se iba quedando sin mando ejecutivo; y todo concluía sexenalmente en orden e institucionalidad.

Ahora, las cosas no están siguiendo el viejo modelo, como lo evidencia la virtual imposición del cambio de sitio para el nuevo aeropuerto internacional capitalino sin que Peña Nieto haya movido ninguno de sus deditos para evitarlo. La consulta popular que al respecto mandó hacer López Obrador tuvo todas las apariencias de una orden ejecutiva que realizó una vía virtual para tomar decisiones ejecutivas ilegítimas pero permitidas, ya no sólo por parte del presidente electo con la decisión ya anunciada del nuevo sitio para la terminal aérea, sino con algunos de sus colaboradores ya designados a los cargos que ocuparán en diciembre próximo, mientras que los integrantes del Gabinete Presidencial todavía en funciones, ya ni siquiera aparecen como tales, a excepción del secretario de Turismo. El de Comunicaciones y Transportes hizo algunas acaraciones sobre el aeropuerto, pero sólo porque debió comparecer ante el Poder Legislativo para ampliar la información del último informe presidencial de gobierno… Y hasta ahí el gobierno de seis años del presidente Peña Nieto

Sería positivo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación estuviese preparada para emitir los juicios procedentes en caso de que alguien se considerara con autoridad para exigir explicaciones sobre el tema que le he comentado, ministro presidente. La institucionalidad de la República debe sentirse resguardada, apoyada y protegida por su Suprema Corte de Justicia de la Nación…

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil Blog

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Anuncios

Comentários no Facebook