¿Cuáles cárteles quieren competir con los capos mexicanos?

By: HuffPost

Los cárteles mexicanos dominan el tráfico de drogas hacia Estados Unidos, pero existen otras organizaciones trasnacionales que buscan apoderarse de una parte de ese mercado de las drogas.

A principios de noviembre, la poderosa agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, publicó su informe National Drug Threat Assessment 2018, que detalla el mundo de las drogas en la era Trump.

Este es el segundo texto, de siete, de la serie Estados Unidos Narcóticos, que se publicarán diariamente a partir de hoy con los detalles más novedosos e interesantes de ese informe y el mercado ilegal de los estupefacientes en el país vecino, así como su relación con México a través de los cárteles de la droga.

Cárteles colombianos

Con el incremento en el consumo de la cocaína en Estados Unidos, llegó un aumento en las ganancias de los cárteles colombianos que la producen. Aunque están muy lejos de recuperar el poderío del que gozaban en la década de los ochenta y noventa -un puesto actualmente ocupado por los cárteles mexicanos-, en Colombia existen algunas organizaciones que operan rutas de trasiego directas entre su país y Estados Unidos.

El Clan del Golfo, liderado por la familia Úsuga, son aliados del Cártel de Sinaloa, sin embargo, su tamaño, capacidad y ubicación privilegiada en el norte de Colombia, les ha permitido apoderarse de un porcentaje considerable de la producción de cocaína, de acuerdo con el reporte de la DEA.

Este grupo utiliza un esquema de organización altamente centrado y militarizado, para controlar sus territorios y expandirse hacia regiones de cárteles rivales.

La mayor parte de la droga es traficada hacia Estados Unidos a través de Centroamérica y de islas del caribe, utilizando lanchas rápidas, avionetas privadas, y vehículos marinos semi sumergibles, en contubernio con los cárteles mexicanos

Cuando trabajan de manera independiente, envían cargamentos de droga a través de aerolíneas o navieras comerciales, que son recibidas por grupos aliados en los puertos del noreste de Estados Unidos.

Cárteles dominicanos

Su ubicación privilegiada y el arraigo de la comunidad inmigrante en la costa este de Estados Unidos, les permite a los cárteles dominicanos acaparar una porción del mercado, que, aunque menor comparada con las organizaciones mexicanas y colombianas, les permite a muchos de sus operadores subsistir de manera independiente.

De acuerdo con el reporte de la DEA, las organizaciones dominicanas operan como una red de grupos independientes sin un mando centralizado ni jerarquizado. Por lo regular son grupos de familiares que habitan tanto en territorio estadounidense como en el caribe, y conforman alianzas de corto plazo con distintos grupos delictivos, tanto mexicanos como colombianos o puertorriqueños.

Su área de influencia central es la ciudad de Nueva York, y blanquean sus ganancias en empresas propiedad de familias dominicanas. La droga que tradicionalmente traficaban era cocaína, pero la alta demanda de heroína les ha hecho incurrir en el tráfico de resina de opio sudamericana, así como de su versión sintética altamente concentrada: fentanilo.

Cárteles asiáticos

Su especialización en el levado de dinero llevó a los cárteles asiáticos a amasar grandes cantidades de recursos, y así expandir su participación en el mercado de la droga.

Tradicionalmente las triadas chinas o las mafias japonesas se han especializado en el tráfico de marihuana y metanfetaminas, en particular el MDMA, pero en años recientes han ampliado su catálogo e incluido cocaína y heroína.

Los cárteles asiáticos operan en ambas costas del territorio estadounidense, y aunque se alían de manera regular con organizaciones mexicanas y colombianas, también han conformado alianzas con pandillas canadienses que controlan el trasiego en los puertos cercanos a la frontera sureste de Canadá.

Al igual que los dominicanos, los chinos, japoneses y vietnamitas operan en comunidades inmigrantes, y utilizan principalmente a jóvenes asiáticos nacidos en Estados Unidos para realizar las labores de distribución y venta a nivel de calle.

De acuerdo con el reporte de la DEA, el rol de las organizaciones criminales asiáticas en el lavado de dinero ha sido clave para su propio crecimiento, así como el de cárteles aliados. Sus tácticas de blanqueo de fondos implican transferencias monetarias a bancos ubicados en China y Hong Kong.

Anuncios

Comentários no Facebook