Nacional

Tras retrasar licitaciones, gobierno entrega 3 contratos para libros de texto por adjudicación directa

By: Animal Político

El Gobierno federal entregó tres contratos vía “adjudicación directa” a tres empresas por un monto de 103 millones de pesos.

A cinco meses de retraso en el proceso habitual para la impresión y distribución de libros de texto gratuito y con licitaciones pospuestas hasta en 10 ocasiones, finalmente el Gobierno Federal entregó tres contratos vía adjudicación directa a tres empresas por un monto de 103 millones de pesos.

Se trata de Compañía Editorial Ultra, S. A. de C. V., Reproducciones Fotomecánicas, S. A. de C. V., y Litografía Magno Graf, S. A. de C. V., que imprimirán 9 títulos de materiales educativos.

Según los datos básicos del contrato, la fecha de inicio fue el 30 de abril de 2019 y durará hasta el 31 de diciembre del mismo año, aunque la documentación fue hecha pública hasta este jueves 2 de mayo en la página de Compranetcomo parte de la adjudicación directa número AA-011L6J001-E37-2019.

Si bien la Ley de Adquisiciones prevé la figura de “adjudicación directa”, es considerada una excepción a la licitación abierta sólo ante una emergencia, donde los bienes o servicios deben adquirirse rápidamente y no se puede esperar al desarrollo de un concurso. Estos casos están pensados, por ejemplo, ante una catástrofe natural como un huracán o temblor donde la población necesita insumos de manera urgente.

También se pueden otorgar contratos directos cuando sólo hay un proveedor en el mercado que pueda cumplir un bien o servicio, y cuando se trata de servicios relacionados con seguridad nacional.

Sin embargo, en el caso de los libros de texto la Comisión de Libros de Texto Gratuito (Conaliteg) sí hubieron licitaciones, pero se aplazaron por un mes. Una de ellas, abrió convocatoria el 12 de marzo para “la adquisición sin entrega de insumos con devolución de merma de 9 títulos del programa de libros para el alumno de preescolar y primaria ciclo escolar 2019-2020”, según consta en el proceso número LA-011L6J001-E6-2019.

La Conaliteg difirió en la fecha de elección de los ganadores en 10 ocasiones desde el 25 de marzo, y finalmente el 11 de abril declaró desierta la licitación debido a que “los precios de los bienes son superiores al presupuesto establecido”.

Lee: Impresión de libros de texto gratuitos tiene 4 meses de retraso

En esta licitación se presentaron 13 empresas, de las cuales 8 cumplieron con los requisitos legales, administrativos y solicitudes técnicas para cumplir con los servicios solicitados.

Se trató de Compañía Editorial Ultra, Grupo Gráfico Editorial, Impresora y Editora Xalco, Infagon Web, Ligrografía Magno Graf, Lyon AG, Reproducciones Fotomecanicas, todas Sociedades Anónimas de Capital Variable y Print LSC Comunications S. De R. L. De C. V.

Los contratos directos

Este 2 de mayo, los aspectos básicos de los contratos de la adjudicación directa AA-011L6J001-E37-2019 fueron publicados en Compranet minutos antes de las 19 horas. En ellos se informa que los contratos son para el servicio “Adquisición de libros sin entrega de insumos con devolución de merma de 9 títulos”.

En los documentos se explica que el mayor monto, por 41 millones 111 mil pesos, fue para Compañía Editorial Ultra, S. A. de C. V.; le sigue Reproducciones Fotomecánicas, S. A. de C. V., con un contrato por 40 millones 891 mil pesos y Litografía Magno Graf, S. A. de C. V., que ganará 21 millones 12 mil pesos, todo sin IVA.

Lee también: ¿Qué tan importante es el libro de texto gratuito en las escuelas? Esto dicen los maestros

Si bien las tres compañías estuvieron entre la lista de las 8 empresas que cumplieron con los requisitos en la licitación con ese mismo título –y que fue diferida– en los datos publicados no se explica cuáles fueron los criterios para elegir a éstas y no a alguna de las otras cinco que también resultaron idóneas.

Al no ser una licitación, tampoco no existe registro de la convocatoria, ni propuestas de los proveedores, tampoco las especificaciones técnicas para saber qué libros imprimirán, ni tampoco las ofertas económicas que ofrecieron las empresas.

La Ley de Adquisiciones obliga a publicar las contrataciones realizadas por las entidades de la Administración Pública Federal en la página de Compranet, pero en el caso de los contratos, no suben toda la documentación, sino sólo un formato donde se asientan los datos básicos.

En este caso, además del monto y el nombre de las empresas se informa que la funcionaria pública encargada de la contratación fue Vanessa Eugenia Gutiérrez Álvarez, de la dirección de Recursos Materiales y Servicios Generales de la Conaliteg.

Licitaciones en vilo

Pese a la entrega de estos primeros tres contratos, aún está en vilo la licitación LA-011L6J001-E5-2019 que fue lanzada el 12 de marzo pasado para la “adquisición de insumos de 10 títulos del programa de libros para primaria”, y aunque el fallo debía anunciarse el 26 de marzo, también ha sido diferido en 10 ocasiones.

Otra licitación pendiente es la LA-011L6J001-E19-2019 para la compra de insumos: papel, cartulinas para portadas y cajas de cartón. El 26 de abril se anunció que BioPapel Scribe fue la empresa ganadora para vender papel por 221 millones de pesos, pero al ser propiedad de Miguel Rincón Arredondo, miembro del Comité Asesor de la Presidencia y compadre del presidente Andrés Manuel López Obrador, el mandatario anunció el 27 de abril la cancelación del contrato para evitar sospecha de conflicto de interés.

La cuarta licitación pendiente es la PC-011L6J001-E30-2019 para la adquisición de 88 títulos correspondientes a preescolar, primaria, el libro “la entidad donde vivo” y telesecundaria.

Pero la convocatoria lanzada el 22 de abril ni si quiera se establece el calendario del procedimiento. La reunión de “junta de aclaraciones”, donde los proveedores expresan dudas para armar su propuesta; la entrega de proposiciones y el fallo, no tienen fecha, sólo aparece “xx de mayo del 2019” en el cronograma, por lo tanto, las empresas interesadas no saben, por el momento, cuando deberían presentarse exactamente.

De acuerdo con el proceso habitual, después de la contratación de las empresas, se requieren tres meses para la impresión de millones de ejemplares y en los tres meses subsecuentes se desarrolla la logística de distribución a los estados, municipios, zonas escolares y finalmente a los 148 mil planteles de primaria y secundaria. El ciclo escolar 2019-2020 iniciará en tres meses, en agosto.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.