Economía Nacional

Ante la desaceleración, un futuro incierto

By: Proceso

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha decidido creer que México crecerá a un ritmo de 4% anual durante todo su sexenio, y considera que para el actual es factible alcanzar el 2%. Pero la realidad lo contradice: proyecciones de analistas y organismos internacionales apuntan a un porcentaje menor para 2019, de entre 1.4% y 1.7%. Y hay más factores que tienden a desinflar la fantasía lopezobradorista: por ejemplo, su errónea decisión de vetar a tres proveedores del sector salud dio pie al desabasto de medicamentos, mientras que su “austeridad republicana” provocó ya un grave subejercicio en la administración pública.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El reporte divulgado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el pasado 30 de abril sobre la contracción de 0.2% del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre del año no sólo confirma el difícil arranque económico del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, sino que va en línea con los pronósticos de desaceleración que tanto ha cuestionado el presidente.

El decrecimiento trimestral reportado por el Inegi coincide con los ajustes a la baja que han hecho en los últimos días diferentes organismos multilaterales en sus pronósticos de desempeño de la economía mexicana para 2019 y 2020.

“Técnicamente estamos en un ciclo de pronunciada desaceleración”, dice el investigador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (Cempe) de la UNAM, Emmanuel Gerardo Salas.

De acuerdo con el doctor en economía y experto en modelos econométricos, la desaceleración ya es un hecho que no admite debate porque está sustentado en datos duros, como el aumento del desempleo, que llegó a 3.56% en marzo –la cifra más alta en 28 meses– y la caída de 2.1% en el último año en las actividades secundarias (industria y manufacturas).

Indicadores de ese tipo han creado un consenso entre analistas y expertos del sector público en que la economía mexicana no crecerá en 2019 lo que se anticipaba a principios del año.

El jueves 2 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) redujo en 0.4 puntos la expectativa de crecimiento de México para 2019 y la ubicó en 1.6%.

Ese mismo día el Banco de México (Banxico) dio a conocer su encuesta con especialistas del sector privado, la cual también recorta la expectativa de crecimiento para este año y lo deja en 1.52%.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2218, ya en circulación)

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.